$ 700

la piezoelectricidad es un fenómeno que ocurre en determinados cristales que, al ser sometidos a tensiones mecánicas, adquieren una polarización eléctrica y aparece una diferencia de potencial y cargas eléctricas en su superficie que generan una tensión eléctrica.

Este fenómeno también ocurre a la inversa: se deforman bajo la acción de fuerzas internas al ser sometidos a un campo eléctrico. El efecto piezoeléctrico es normalmente reversible: al dejar de someter los cristales a un voltaje exterior o campo eléctrico, recuperan su forma.

Es decir, que son materiales (el cuarzo es el más conocido) que si los sometemos a una tensión eléctrica variable (como una señal PWM, que ya nos son familiares) vibran.

 Es un fenómeno bastante conocido y muchos encendedores domésticos de gas funcionan bajo este principio. Un resorte golpea un cuarzo y como resultado tenemos la chispa que enciende el gas o el calentador de agua con un característico click).
  • En otro orden de cosas, los circuitos electrónicos digitales, suelen disponer de un reloj interno que vibra a una velocidad patrón, basados en cristales de cuarzo piezoeléctrico.

Si conectamos un piezo con una señal digital, vibran a una frecuencia sigue bastante fielmente la variación eléctrica con que los excita, y si vibran a la frecuencia audible, oiremos el sonido que producen. A un componente que hace esto, le llamamos Buzzer o zumbador.

Naturalmente, la calidad del sonido que producen dista bastante de lo que podríamos denominar alta fidelidad. Pero es suficiente para generar tonos audibles (como la típica alarma de los despertadores digitales) e incluso tonos musicales reconocibles que podemos secuenciar,  hasta en piezas musicales (por más que uno quisiera estar en otro lugar cuando las oyes).

Como antes o después, disponer de una señal acústica en vuestros proyectos, acaba siendo útil, vamos a ver cómo podemos montar estos elementos, y que tipo de opciones tenemos disponibles.

WhatsApp chat